(30.10.2017)    

Incluirá acoso sexual y 'rutas de borrachera' 

El Gobierno de Colau prevé cambiar la ordenanza de civismo "con una mirada más social que punitiva" 

Incluirá acoso sexual y 'rutas de borrachera' y beber alcohol se multará sólo si perturba la convivencia

 

 


El Gobierno de Ada Colau propone modificar la Ordenanza de convivencia, conocida como la del civismo, diferenciando entre personas vulnerables e incívicas y centrándola en el uso del espacio público que perturbe la convivencia, "con una mirada más social que punitiva".

"En la nueva ordenanza no tratamos igual todos los fenómenos: hay fenómenos sociales por desarraigo, exclusión y problemáticas que deben tratarse desde Servicios Sociales, y no por comportamientos incívicos y ruptura de la convivencia", ha destacado el teniente de alcalde Jaume Asens este viernes en declaraciones a los medios.

Ha resaltado que el objetivo del Gobierno de Colau es pasar del concepto de civismo al de derecho a la ciudad y perseguir los usos excluyentes e intensivos del espacio público que perturben la convivencia, y mejorar la equidad, el garantismo y la eficacia, ya que actualmente el 70% de sanciones por la ordenanza no se cobran.

Proponen rebajar las sanciones para que sean "más proporcionales" y que éstas sean el último recurso --prevén priorizar trabajas a la comunidad, especialmente en equipamientos del territorio del infractor--, excepto en los casos de ruido y consumo de alcohol cuando perturbe la convivencia, en los que proponen incrementar las sanciones.

El ejecutivo municipal ha aprobado inicialmente en comisión de gobierno esta propuesta de ordenanza, que ha empezado a debatir con los grupos, con el objetivo de que se apruebe definitivamente durante el próximo verano y entre en vigor en otoño de 2018, ha detallado Asens.

CONSUMO DE ALCOHOL

El consumo de alcohol en la vía pública sólo se sancionará cuando perturbe la tranquilidad ciudadana --se basa en lo que establece la Ley de Seguridad Ciudadana estatal--, especialmente por la noche, cuando dificulte el descanso a los vecinos, caso en el que proponen incrementar la sanción.

Incluye por primera vez las 'rutas de borrachera' --dirigidas a turistas que incluyen en horario nocturno bebida y entrada a locales-- y las prohíbe en toda la ciudad, en la que actualmente están prohibidas en Ciutat Vella.

Prevé un nuevo capítulo sobre ruidos en espacio público, que prevén sancionar el que se haga desde el interior de la vivienda pero moleste a los vecinos --hasta ahora sólo incluido en la Ordenanza de medio ambiente-- y las entradas y salidas de locales de ocio nocturno si se hace ruido en la calle.

ACOSO SEXUAL Y DISCRIMINACIÓN

Defiende incluir, en el caso de que no lleguen a constituir delito, actos de discriminación de todo tipo --incluida la aporofobia contra las personas sin recursos-- y de acoso sexual, como acorralamientos y algunos tocamientos, que serán sancionados.

Aboga por dejar de prohibir jugar a pelota como tal --con unas 40 sanciones anuales, y 26 el año pasado-- para pasar a sancionar actividades que pongan en peligro la integridad de las personas, como jugar a pelota pero también otros juegos sólo si es peligroso para otros ciudadanos.

PROSTITUCIÓN

El Gobierno municipal propone dejar de sancionar el ofrecimiento de servicios sexuales en la calle, y tampoco incluye multar a clientes porque ya lo contempla la Ley de Seguridad Ciudadana, mientras que empezará a sancionar mantener relaciones sexuales en la vía pública ya sean o no pagadas.

La normativa actual sólo las sanciona si son retribuidas, algo que el ejecutivo de Colau prevé extender a todos los casos cuando las relaciones se mantengan en espacios de concurrencia pública con visibilidad y en entornos escolares.

MENDICIDAD

La propuesta elimina el concepto de mendicidad y pasa a prohibir la coacción o acoso que impidan el tráfico a las personas --como limpiar cristales de coches sin consentimiento o pedir dinero de forma insistente--, y sigue prohibiendo pernoctar en la vía pública, pero no cuando no exista una alternativa habitacional.

El uso de fuentes para lavarse deja de estar prohibido en la propuesta, pero podrá sancionarse mediante la Ordenanza de medio ambiente en el caso de usar productos químicos que puedan afectar al agua y al entorno.

Pese a estar prohibido dormir en la vía pública y acampar, no se sancionará si se hace dentro de un movimiento de libertad de expresión, como una protesta, del mismo modo que tampoco se hará con la colocación de carteles ni otros comportamientos si se incluyen en movimientos de este tipo.

 

 

 

Link: http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/8705330/10/17/El-Gobierno-de-Colau-preve-cambiar-la-ordenanza-de-civismo-con-una-mirada-mas-social-que-punitiva.html#