(31.05.2017)    

Calvià prepara la reforma de la ordenanza sobre el ocio nocturno

Calvià empezará a trabajar de forma inminente en la renovación de todas aquellas ordenanzas que afectan a la seguridad y el ocio nocturnos. Así lo acordaron el pasado jueves el equipo de gobierno y Esquerra Oberta, descartando de esta forma llevar a pleno la moción que había preparado la coalición de izquierdas. El ambiente «enrarecido» que existía precisamente aquel día, coincidiendo con la detención de dos funcionarios municipales, provocó que se optara finalmente por no llevar a debate plenario una cuestión en la que se entremezclan asuntos de Policía Local con los intereses de los empresarios nocturnos y los derechos de los vecinos.

Precisamente por este motivo, la comisión de trabajo que ahora se pondrá en marcha incluirá, además de representantes de todos los partidos con presencia en el Consistorio, a las diversas asociaciones de vecinos, hoteleros y patronales de comerciantes. Es en este último grupo en el que el Consistorio admite que existen hoy «ciertos problemas» a la hora de sentarse alrededor de una mesa para debatir el futuro de las diferentes normativas. El encarcelamiento provisional días atrás de quien ha presidido durante años la entidad Acotur, Pepe Tirado, obliga a la búsqueda de nuevos interlocutores diferentes a los que lo han venido siendo históricamente. Porque el de Tirado no es el único caso. Existen otras asociaciones que han formado parte activa del debate sobre el modelo turístico, y que están «claramente posicionadas en contra de un determinado empresario», según subrayan las mismas fuentes.

De esta forma, tanto en el Ayuntamiento como en el tejido empresarial de Calvià -y en particular de Magaluf- existe la voluntad de convertir un problema como el generado por el estallido de la presunta trama de corrupción, en una oportunidad para regenerar y sanear la vida pública del municipio, con nuevos agentes que serán junto con los políticos, los encargados de «meter mano» a una gran variedad de ordenanzas, que regulan desde las excursiones etílicas o pubcrawling, hasta el consumo de alcohol en vía pública o el horario de cierre de bares de copas y discotecas, pasando por la actividad de los ticketeros o el control acústico de los locales de ocio nocturno. La intención es que al acabar el mes de noviembre exista ya consenso respecto a qué normas se deben reformar y en qué sentido, a fin de que puedan estar ya aprobadas las modificaciones antes de la temporada turística del próximo año.

Fuente:http://www.elmundo.es